martes, 11 de octubre de 2011

EL EJERCICIO DURANTE EL EMBARAZO DEBE DE SER MODERADO.



Ejercicio y Embarazo: Una Combinación Sana

En años recientes, hemos aprendido que no sólo ejercitarse durante el embarazo es seguro, sino que cada vez se recomienda más. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) y la American College of Sports Medicine recomiendan que todos los individuos hagan 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada la mayoría, si no todos, los días de la semana. Según la American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), estas mismas recomendaciones aplican para las mujeres embarazadas que no tienen complicaciones médicas u obstétricas. Estas recomendaciones aplican aunque algunas autoridades sientan que no hay aún suficiente evidencia para juzgar los beneficios o riesgos del ejercicio durante el embarazo.

Los Beneficios de Ejercitarse Durante el Embarazo

Algunos de los beneficios probables de ejercitarse regularmente durante el embarazo incluyen:

1.   Menos incomodidad debido a la hinchazón y severidad disminuida de las venas varicosas
2.   Músculos abdominales y de espalda más fuertes, lo que mejora la postura y puede reducir el dolor de espalda
3.   Incremento en los niveles de energía
4.   Mejoría en el estado de ánimo
5.   Alivio del estrés
6.   Mejor percepción de la imagen corporal
7.   Mejor calidad del sueño
8.   Aumento de peso

La investigación muestra que ejercitarse durante el embarazo también disminuye la probabilidad del aumento de peso excesivo durante éste. Esto es importante porque un estudio publicado en agosto de 2002 en Obstetrics and Gynecology, encontró que el aumento de peso excesivo durante el embarazo y la falla al perder peso durante los primeros seis meses después del embarazo, incrementan la probabilidad de obesidad a largo plazo.

Peso al Momento de Nacer

La investigación también muestra que ejercitarse durante el embarazo no afecta negativamente el peso de nacimiento del bebé, mientras la madre esté comiendo lo suficiente. Pero hay alguna evidencia que sugiere que el estar físicamente inactivo incrementa la probabilidad de tener un peso de nacimiento del bebé muy bajo. Un estudio en marzo de 2003 en Maternal and Child Health Journal tomó como ejemplo los datos de 9,089 mujeres y encontró que las mujeres que no se ejercitan regularmente durante el embarazo fueron 1.75 veces más propensas a parir un bebé con un peso de nacimiento muy bajo.

Diabetes Gestacional

La investigación también sugiere que el ejercicio puede prevenir la diabetes gestacional, especialmente en mujeres con un índice de masa corporal (IMC) mayor a 33. Un estudio en la publicación de enero de 2004 en American Journal of Obstetrics and Gynecology encontró que el entrenamiento de resistencia puede ayudar a las mujeres con sobrepeso que desarrollan diabetes gestacional, evitando la terapia de insulina. Para las mujeres que ya tienen este tipo de diabetes, el ejercicio puede ayudar a bajar los niveles de azúcar en la sangre cuando no es posible sólo con la dieta.

Ejercicios Recomendados

Los mejores ejercicios del embarazo son aquellos que ponen un estrés mínimo en las articulaciones, que involucran movimientos suaves y tienen un bajo riesgo de caídas o de contacto corporal. Los ejercicios magníficos incluyen nadar, caminar, andar en bicicleta fija y máquinas elípticas.

Actividades que Limitar o Evitar

Algunas actividades representan riesgos incrementados en el embarazo y deben ser limitadas o evitadas. Estas incluyen:

1.   Bucear
2.   Actividades hechas con la espalda (ciertas poses de yoga, nadar de espalda)
3.   Actividades que presentan un riesgo aumentado de caer (esquiar, patinar)
4.   Deportes con un alto potencial de contacto (hockey sobre hielo, fútbol soccer)
5.   Ejercitarse en altitudes altas (más de 6,000 pies)
6.   Actividades que llevan peso, tales como trotar
7.   Entrenamiento de resistencia con pesas pesadas
8.   La Intensidad del Ejercicio

La ACOG y la mayoría de otras directrices aconsejan ejercitarse a una intensidad moderada. Sin embargo, debido a que la intensidad moderada varía ampliamente entre los individuos, las directrices de la ACOG sugieren usar evaluaciones de esfuerzos percibidos para monitorear la intensidad. En una escala de 6-20, la intensidad moderada cae entre 12-14. Las mujeres que se ejercitaron con una intensidad alta antes del embarazo y que no tuvieron complicaciones pueden continuar actividades de alta intensidad, pero deben revisarse frecuentemente con sus médicos.

Duración del Ejercicio y Frecuencia

Ejercitarse 30 minutos al día la mayoría de los días de la semana, es todo lo que necesitamos para mantener el acondicionamiento físico y lograr beneficios asociados. Las mujeres que desean ejercitarse más de 45 minutos deben hablar con sus médicos antes de hacerlo.

Otros Factores que Considerar

Equilibrio: A medida que la forma de su cuerpo cambia, también lo hace su equilibrio, el cual podría ponerla en un mayor riesgo de caer.
Regulación de la temperatura: Ejercitarse en un ambiente controlado, con aire acondicionado le ayudará a mantener los niveles de temperatura bajo control. Y en general es buena idea usar capas de ropa y ejercitarse durante las horas más frescas del día. También, beba muchos líquidos para mantenerse hidratada.

Nutrición: Las mujeres que están embarazadas necesitan unas 300 calorías extras por día durante los últimos seis meses del embarazo. Ejercitarse más puede incrementar su necesidad calórica.

Si era sedentaria antes del embarazo, no se desespere. Puede aún obtener beneficios del ejercicio llevándolo a cabo gradualmente 30 minutos por día. Pero dese cuenta que el embarazo no es el tiempo para hacer logros importantes en su nivel de acondicionamiento físico o para una competencia deportiva. Las atletas competitivas que desean mantener un horario de ejercicio extenuante durante el embarazo, lo deben hacer tan sólo bajo la supervisión cercana de sus médicos.

Antes de que Comience

Hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios durante el embarazo y asegúrese de seguir con los chequeos regulares. Adicionalmente, si nota cualquiera de los siguientes síntomas, deje de ejercitarse inmediatamente y contacte a su médico:

·        Sangrado vaginal
·        Falta de respiración
·        Mareos
·        Dolor de cabeza
·        Dolor de pecho
·        Debilidad muscular
·        Dolor de pantorrilla o hinchazón
·        Parto prematuro
·        Cambio inusual en el movimiento de su bebé
·        Fuga del líquido amniótico

Aunque puede ser sabio proceder con un poco más de cuidado que lo usual, las mujeres embarazadas que están tranquilas deben sentirse libres de participar en una amplia gama de actividades. Ejercitarse durante el embarazo tiene muchos beneficios, incluyendo un sentido de bienestar mejorado. Probablemente, es la mejor manera de prepararse para las exigencias físicas de la maternidad.

1.   Complicaciones del embarazo
2.   Problemas de salud antes del embarazo
3.   Problemas relacionados con el embarazo
4.   Infecciones durante el embarazo
5.   Cuándo llamar al médico

Las complicaciones del embarazo son los problemas de salud que se producen durante el embarazo. Pueden afectar la salud de la madre, del bebé o de ambos. Algunas mujeres tienen problemas de salud antes del embarazo que podrían dar lugar a complicaciones. Otros problemas surgen durante el embarazo. Tenga en cuenta que, ya sea una complicación frecuente o rara, existen formas de manejar los problemas que surgen durante el embarazo.

Problemas de salud antes del embarazo

Antes del embarazo asegúrese de conversar con su médico sobre sus problemas de salud presentes o del pasado. Si está recibiendo tratamiento para tratar un problema de salud, quizás su médico quiera cambiar la forma de manejar su problema de salud. Algunos medicamentos utilizados para tratar problemas de salud pueden ser perjudiciales si se toman durante el embarazo. Al mismo tiempo, dejar de tomar los medicamentos que necesita puede ser más perjudicial que los riesgos en caso de quedar embarazada. Tenga la seguridad de que es probable que tenga un bebé normal y saludable si los problemas de salud se encuentran bajo control y recibe una buena atención prenatal.

Problemas de salud antes del embarazo

Asma
El asma mal controlado puede aumentar el riesgo de preeclampsia, escaso aumento de peso en el feto, parto prematuro, parto por cesárea y otras complicaciones. Si una mujer embarazada cesa de usar la medicina para el asma, aun un caso leve de asma puede convertirse en severo.

·        Enfermedades pulmonares
·        Depresión

La depresión que persiste durante el embarazo puede dificultar que la mujer se cuide y cuide del bebé por nacer. Tener depresión antes del embarazo también es un factor de riesgo para la depresión posparto.

·        Depresión
·        Depresión durante y después del embarazo
·        Diabetes

Los niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre durante el embarazo pueden perjudicar al feto y empeorar las complicaciones a largo plazo. Los médicos recomiendan mantener la diabetes bajo control por lo menos entre 3 y 6 meses antes de tratar de concebir.

·        Diabetes
·        Enfermedad de la tiroides

El hipertiroidismo no controlado (tiroides hiperactiva) puede ser peligroso para la madre y causar problemas de salud como insuficiencia cardíaca y escaso aumento de peso del feto. El hipotiroidismo no controlado (tiroides hipoactiva) también amenaza la salud de la madre y puede provocar discapacidades intelectuales en el bebé.

·        La enfermedad de Graves
·        Tiroiditis de Hashimoto
·        La epilepsia y otros trastornos convulsivos

Las convulsiones durante el embarazo pueden perjudicar al feto y aumentar el riesgo de un aborto espontáneo o nacimiento sin vida. Sin embargo, el uso de medicamentos para controlar las convulsiones puede causar defectos de nacimiento. Para la mayoría de las mujeres embarazadas con epilepsia, tomar los medicamentos implica menos riesgos para su propia salud y la salud del bebé que dejar de tomarlos.

Acerca de la epilepsia
Fibromas uterinos

Los fibromas uterinos no son infrecuentes, pero pocos provocan síntomas que requieren tratamiento. En raras oportunidades, los fibromas uterinos provocan aborto espontáneo. A veces, los fibromas pueden causar parto prematuro o de nalgas. Si un fibroma obstruye el canal del parto, quizás necesite un parto por cesárea.

·        Fibromas uterinos hoja de datos
·        Hipertensión

Tener hipertensión crónica implica un riesgo de problemas para una mujer embarazada y su bebé. Las mujeres con hipertensión tienen un mayor riesgo de preeclampsia y desprendimiento placentario (cuando la placenta se separa de la pared del útero). La probabilidad de parto prematuro y de bajo peso al nacer también es mayor.

Programa Nacional de Educación sobre la Hipertensión (National High Blood Pressure Education Program)  (en inglés)
Infecciones de transmisión sexual (ITS)

Algunas ITS pueden adelantar el parto, provocar el rompimiento temprano de la bolsa e infección en el útero después del parto. Algunas ITS también pueden transmitirse de una mujer a su bebé durante el embarazo o el parto. Algunas formas en que las ITS pueden hacer daño al bebé incluyen: bajo peso al nacer, infecciones peligrosas, daño cerebral, ceguera, sordera, problemas hepáticos o nacimiento sin vida.

Las infecciones de transmisión sexual 
Migraña

Los síntomas de la migraña tienden a mejorar durante el embarazo. Algunas mujeres no sufren ataques de migraña durante el embarazo. Ciertos medicamentos utilizados comúnmente para tratar los dolores de cabeza no se deben utilizar durante el embarazo. Una mujer que tiene dolores de cabeza intensos debe hablar con su médico acerca de las formas de aliviar los síntomas de manera segura.

·        La migraña
·        Sobrepeso y obesidad

Estudios recientes sugieren que mientras mayor es el peso de una mujer antes de quedar embarazada, mayor será el riesgo de sufrir una serie de complicaciones del embarazo, que incluyen la preeclampsia y el parto prematuro. Las mujeres con sobrepeso y obesidad que pierden peso antes del embarazo probablemente tengan embarazos más saludables.

Sobrepeso, obesidad y pérdida de peso hoja de datos
Trastornos de alimentación

Los cambios en la imagen corporal durante el embarazo pueden empeorar los trastornos de alimentación. Estos trastornos se relacionan con muchas complicaciones del embarazo, entre ellas, defectos de nacimiento y parto prematuro. Las mujeres con trastornos de alimentación también presentan tasas más altas de depresión posparto.

·        La anorexia nerviosa
·        La bulimia nerviosa

Depresión durante y después del embarazo hoja de datos
A veces surgen problemas durante el embarazo, incluso en mujeres saludables. Algunas pruebas prenatales realizadas durante el embarazo pueden ayudar a prevenir estos problemas o a detectarlos en una etapa temprana. Utilice este cuadro para obtener más información sobre algunas complicaciones comunes del embarazo. Llame a su médico si presenta cualquiera de los síntomas de este cuadro. Si tiene un problema, asegúrese de seguir los consejos de su médico acerca del tratamiento. Así aumentará las probabilidades de tener un parto seguro y un bebé fuerte y saludable.

Problemas relacionados con el embarazo
Problema Síntomas Tratamiento
Aborto espontáneo: Pérdida del embarazo por causas naturales antes de las 20 semanas. Hasta un 20% de los embarazos terminan en aborto espontáneo. A menudo, se produce un aborto espontáneo antes de que la mujer se entere de que está embarazada

Las señales de un aborto espontáneo pueden incluir:

·        Manchado o sangrado vaginal *
·        Cólicos o dolor abdominal
·        Líquido o tejido eliminados a través de la vagina
* Un manchado temprano en el embarazo no significa que el aborto espontáneo esté asegurado. De todos modos, póngase en contacto con su médico inmediatamente si presenta sangrado.

En la mayoría de los casos, el aborto espontáneo no puede evitarse. A veces, una mujer debe someterse a tratamiento para eliminar del útero el tejido del embarazo. Recibir asesoramiento puede ayudar a lograr la curación emocional. Consulte nuestra sección Pérdida del embarazo.

Anemia: Glóbulos rojos sanos más bajo de lo normal

·        Sensación de cansancio o debilidad
·        Palidez
·        Mareos
·        Falta de aire

Tratar la causa subyacente de la anemia ayudará a restablecer el número de glóbulos rojos sanos. Los suplementos de hierro y ácido fólico ayudan a las mujeres que tienen anemia relacionada con el embarazo. Su médico examinará sus niveles de hierro durante el embarazo para asegurarse de que la anemia no vuelva a presentarse.

Depresión: Tristeza extrema durante el embarazo o después del parto (posparto)

·        Tristeza intensa
·        Impotencia e irritabilidad
·        Cambios en el apetito

·        Pensamientos de hacerse daño o hacerle daño a su bebé
Las mujeres embarazadas pueden recibir ayuda con un tratamiento o una combinación de opciones de tratamiento, que incluyen:

1.   Terapia
2.   Grupos de apoyo
3.   Medicamentos
La depresión de una madre puede afectar el desarrollo del bebé, por lo que el tratamiento es importante para la madre y el bebé.

Desprendimiento placentario: La placenta se separa de la pared uterina antes del parto, lo que puede significar que el feto no recibe suficiente oxígeno.

·        Sangrado vaginal
·        Cólicos, dolor abdominal y sensibilidad en el útero

Cuando la separación es menor, el reposo en cama durante unos días por lo general detiene la hemorragia. Los casos moderados pueden requerir reposo completo en cama. Los casos graves (cuando se separa más de la mitad de la placenta) es posible que requieran atención médica inmediata y el parto prematuro del bebé.

Diabetes gestacional: Exceso de los niveles de azúcar en la sangre durante el embarazo

Por lo general, no hay síntomas. A veces, sed extrema, hambre o fatiga
La prueba de detección muestra niveles altos de azúcar en la sangre
La mayoría de las mujeres con diabetes relacionada con el embarazo pueden controlar los niveles de azúcar en la sangre siguiendo un plan de alimentación saludable diseñado por el médico. Algunas mujeres también necesitan insulina para mantener los niveles de azúcar bajo control. Tomar estas medidas es importante porque un mal control de la diabetes aumenta el riesgo de:

·        Preeclampsia
·        Parto prematuro
·        Parto por cesárea
·        Tener un bebé grande, lo cual puede complicar el parto
·        Bebés que nacen con bajo nivel de azúcar en la sangre, problemas respiratorios e ictericia
·        Embarazo ectópico: Cuando un óvulo fecundado se implanta fuera del útero, generalmente en las trompas de Falopio

·        Dolor abdominal
·        Dolor de hombro
·        Sangrado vaginal
·        Sensación de mareo o desmayo

Con un embarazo ectópico, el óvulo no puede desarrollarse. Se utilizan fármacos o cirugía para eliminar el tejido ectópico, de modo que no se lesionen los órganos.

Hiperemesis gravídica (Hyperemesis gravidarum, HG): Náuseas y vómitos intensos y persistentes durante el embarazo, más extremos que las “náuseas matutinas”

·        Náuseas que no desaparecen
·        Vómitos varias veces al día, todos los días
·        Pérdida de peso
·        Disminución del apetito
·        Deshidratación
·        Sensación de desmayo o desvanecimiento

Los alimentos secos y fáciles de digerir y los líquidos constituyen la primera línea de tratamiento. A veces, se prescriben medicamentos para aliviar las náuseas. Muchas mujeres con HG deben ser hospitalizadas para recibir líquidos y nutrientes a través de un tubo colocado en una vena. Por lo general, las mujeres con HG comienzan a sentirse mejor en la semana 20 de embarazo. Sin embargo, algunas mujeres sienten náuseas y tienen vómitos durante los tres trimestres.

Hipertensión (relacionada con el embarazo): Hipertensión que comienza después de 20 semanas de embarazo y desaparece después del parto

Hipertensión sin otras señales o síntomas de preeclampsia
La salud de la madre y el bebé se vigilan muy de cerca para asegurar que la hipertensión no sea preeclampsia.

Placenta previa: La placenta cubre toda la apertura del cuello uterino dentro del útero o parte de ella

Sangrado vaginal sin dolor durante el segundo o tercer trimestre

En algunos casos, no se presentan síntomas

Si se diagnostica después de la semana 20 de embarazo, pero sin sangrado, la mujer tendrá que reducir su nivel de actividad y aumentar el reposo en cama. Si el sangrado es abundante, quizás sea necesaria la hospitalización hasta que la madre y el bebé se encuentren estables. Si el sangrado se detiene o es leve, se continúa con el reposo en cama hasta que el bebé esté listo para nacer. Si el sangrado no se detiene o si comienza el trabajo de parto prematuro, el bebé nacerá por cesárea.

Preeclampsia: Una afección que comienza después de las 20 semanas de embarazo que ocasiona hipertensión y problemas en los riñones y otros órganos. También llamada toxemia.

·        Hipertensión
·        Hinchazón de las manos y la cara
·        Demasiadas proteínas en la orina
·        Dolor estomacal
·        Visión borrosa
Mareo
Dolor de cabeza

La única cura es el parto, que quizás no sea lo mejor para el bebé. El parto probablemente será inducido si la enfermedad es leve y la mujer está próxima a cumplir el término (de 37 a 40 semanas de embarazo). Si es demasiado pronto para el parto, el médico examinará muy de cerca la salud de la madre y del bebé. Es posible que la madre necesite tomar medicamentos y hacer reposo en cama en su casa o en el hospital para reducir la presión arterial. Los medicamentos también pueden utilizarse para evitar que la madre presente convulsiones.

Problemas fetales: El bebé por nacer tiene un problema de salud, como crecimiento escaso o problemas cardíacos

·        El bebé se mueve menos
·        El bebé es más pequeño de lo normal para la edad gestacional
·        Menos de 10 patadas por día después de la semana 26

·        Algunos problemas no tienen síntomas, pero se detectan con pruebas prenatales

El tratamiento depende de los resultados de las pruebas para supervisar la salud del bebé. Si una prueba sugiere un problema, esto no siempre significa que el bebé tiene problemas. Puede significar solo que la madre necesita cuidados especiales hasta que el bebé nazca. Esto puede incluir diversas cosas, como reposo en cama, según el estado de la madre. A veces es necesario adelantar el parto.

Trabajo de parto prematuro: Inicio del parto antes de las 37 semanas de embarazo

·        Aumento de secreción vaginal
·        Presión pélvica y cólicos
·        Dolor de espalda que se irradia al abdomen
·        Contracciones


Los medicamentos pueden detener la progresión del parto. Se suele recomendar el reposo en cama. A veces, una mujer debe dar a luz antes de tiempo. Dar a luz antes de las 37 semanas se denomina “parto prematuro.” El parto prematuro es un factor de mayor riesgo para partos prematuros en el futuro.

Infecciones durante el embarazo

Durante el embarazo, el bebé está protegido de muchas enfermedades, como el resfriado común o un germen estomacal transitorio. Sin embargo, algunas infecciones pueden ser perjudiciales para su embarazo, su bebé o ambos. Este cuadro ofrece una perspectiva general de las infecciones que pueden ser perjudiciales durante el embarazo. Conozca los síntomas y lo que puede hacer para mantenerse saludable. Pasos sencillos, como lavarse las manos, practicar sexo seguro y evitar ciertos alimentos, pueden ayudar a protegerla de algunas infecciones.

Infecciones durante el embarazo
Infección  Síntomas Prevención y tratamiento
Candidiasis

Una infección causada por la proliferación excesiva de las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina. La candidiasis es más común durante el embarazo que en otros momentos de la vida de una mujer. No pone en peligro la salud de su bebé. Pero puede ser incómoda y difícil de tratar durante el embarazo.

·        Picazón extrema en la vagina y alrededor de ella
·        Ardor, enrojecimiento e hinchazón de la vagina y la vulva
·        Dolor al orinar o durante las relaciones sexuales
·        Flujo vaginal espeso, blanco, que parece requesón y no tiene mal olor
·        Se usan cremas y supositorios vaginales para tratar la candidiasis durante el embarazo.

Estreptococo grupo B (Group B strep, GBS)

El estreptococo grupo B es un tipo de bacteria que se encuentra frecuentemente en la vagina y el recto de las mujeres saludables. Una de cada 4 mujeres lo tiene. El GBS generalmente no es perjudicial para usted, pero puede ser mortal para su bebé si se transmite durante el parto.

Sin síntomas   
Usted puede evitar transmitir el GBS a su bebé haciéndose la prueba entre las semanas 35 y 37. Esto implica simplemente realizar un hisopado vaginal y rectal, lo que no ocasiona ningún dolor.

Si tiene GBS, un antibiótico que se le administra durante el parto protegerá a su bebé de la infección. Al registrarse en el hospital, asegúrese de decirle al personal de maternidad que usted es portadora de estreptococo grupo B.

Listeriosis

Una infección ocasionada por una nociva bacteria llamada listeria. Se encuentra en algunos alimentos refrigerados y listos para comer. La infección puede provocar parto prematuro o aborto espontáneo.

·        Fiebre, dolores musculares, escalofríos
·        A veces, diarrea o náuseas
·        Si progresa, dolor de cabeza intenso y rigidez en el cuello
·        Evite los alimentos que pueden albergar la listeria.

Para el tratamiento de la listeriosis se utilizan antibióticos.

Infección de transmisión sexual (ITS)

Una infección que se transmite por contacto sexual. Muchas ITS pueden transmitirse al bebé en el útero o durante el parto. Algunos efectos incluyen feto muerto retenido, bajo peso al nacer e infecciones potencialmente mortales. Las ITS también pueden generar que una mujer rompa bolsa demasiado pronto o que tenga un trabajo de parto prematuro.

Los síntomas dependen de las ITS. A menudo, una mujer no presenta síntomas, por lo cual resulta tan importante hacer las pruebas de detección de ITS durante el embarazo.
Para obtener más información, consulte nuestra sección de Preguntas frecuentes sobre las infecciones de transmisión sexual (en inglés).
Las ITS pueden prevenirse mediante la práctica de sexo seguro. Una mujer puede evitar contagiar una ITS a su bebé haciéndose un examen de detección al comienzo del embarazo.

Los tratamientos varían en función de las ITS. Muchas ITS se tratan fácilmente con antibióticos.

Infección del tracto urinario (Urinary tract infection, UTI)

Infección bacteriana en el tracto urinario. Si no se trata, se puede propagar a los riñones, lo que podría provocar un trabajo de parto prematuro.

·        Dolor o ardor al orinar
·        Frecuencia urinaria
·        Dolor en la pelvis, la espalda, el estómago o el costado
·        Temblores, escalofríos, fiebre, sudor
·        Las UTI se tratan con antibióticos.

Influenza de temporada (gripe)

La gripe es una infección viral común que tiene más probabilidad de causar enfermedades severas en mujeres embarazadas que en mujeres no embarazadas. Las mujeres embarazadas con gripe también tienen más probabilidad de que sus bebes en gestacion tengan problemas serios, incluso parto prematuro y dar a luz.

·        Fiebre (a veces) o sentir sensación febril/ escalofríos
·        Tos
·        Dolor de garganta
·        Secreción o congestión nasal
·        Dolor en el cuerpo o músculos
·        Dolores de cabeza
·        Sensación de cansancio
·        Vómitos y diarrea(a veces)

Vacunarse contra la gripe es el primer y más importante paso en la protección contra la gripe. Se ha demostrado que la vacuna inyectable contra la gripe que se administra durante el embarazo protege de la gripe tanto a la madre como al bebé (hasta 6 meses). (La vacuna en forma de spray nasal no debe administrarse a embarazadas). Si presenta síntomas similares a los de la gripe, llame al médico inmediatamente. Si es necesario, el médico recetará un medicamento antiviral para el tratamiento de la gripe.

Parvovirus B19 (quinta enfermedad)

La mayoría de las mujeres embarazadas infectadas con este virus no presentan problemas graves. Pero existe una pequeña probabilidad de que el virus infecte al feto. Esto plantea el riesgo de aborto espontáneo durante las primeras 20 semanas de embarazo. La quinta enfermedad puede causar anemia grave en las mujeres que tienen trastornos de glóbulos rojos, como la enfermedad de células falciformes o problemas del sistema inmunitario.

Fiebre de bajo grado
Cansancio
Sarpullido en la cara, tronco y extremidades
Articulaciones hinchadas y dolorosas
Ningún tratamiento específico, a excepción de las transfusiones de sangre que pueden ser necesarias para las personas que tienen problemas del sistema inmunitario o con trastornos de glóbulos rojos. No existe una vacuna para ayudar a prevenir la infección por este virus.
Toxoplasmosis
Esta infección es causada por un parásito que se encuentra en las heces de gato, en la tierra y en la carne cruda o mal cocida. Si se transmite a un feto, la infección puede causar pérdida de la audición, ceguera o discapacidad intelectual.

Síntomas leves semejantes a los de la gripe, o posiblemente ausencia de síntomas

Puede reducir su riesgo de la siguiente manera:

·        Lavándose las manos con jabón después de tocar tierra o carne cruda
·        Lavando los alimentos antes de comerlos
·        Cocinando completamente la carne
·        Lavando los utensilios de cocina con agua caliente y jabón
·        No limpiar los recipientes de excrementos de los gatos

Para tratar a una mujer embarazada y a su feto se utilizan medicamentos. A veces, el bebé es tratado con medicamentos después de su nacimiento.
Vaginosis bacteriana (Bacterial vaginosis, BV)
Una infección vaginal causada por un crecimiento excesivo de las bacterias que normalmente se encuentran en la vagina.

La BV se ha relacionado con el parto prematuro y con bebes de bajo peso al nacer.

·        Un flujo gris o blanquecino que tiene un olor desagradable
·        Ardor o picazón al orinar
·        Algunas mujeres no presentan síntomas
No está claro cómo prevenir la BV. La BV no se transmite por contacto sexual, aunque está relacionada con el hecho de tener una pareja nueva o más de una pareja sexual.

A las mujeres con síntomas se les deben hacer pruebas de BV.
Para tratar la BV se usan antibióticos.
Virus de la hepatitis B (Hepatitis B virus, HBV)

Una infección viral que puede transmitirse al bebé durante el parto. Los recién nacidos que se infectan tienen un 90% de probabilidades de desarrollar la infección para toda la vida. Esto puede provocar daño hepático y cáncer de hígado. Una vacuna puede prevenir a los recién nacidos de contraer HBV. Sin embargo 1 de 5 recién nacidos de madres que son positivas del virus de hepatitis B, no reciben la vacuna en el hospital antes de salir.

Es posible que no haya síntomas. O los síntomas pueden incluir:

·        Náuseas, vómitos y diarrea
·        Orina oscura y heces pálidas
·        La parte blanca de los ojos o la piel se ve de color amarillo
·        Las pruebas de laboratorio pueden determinar si la madre es portadora de hepatitis B.

Puede proteger del HBV a su bebé de por vida con la vacuna contra la hepatitis B, que se administra en una serie de 3 inyecciones:

La primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B más HBIG se administra al bebé al nacer
La segunda dosis de la vacuna contra la hepatitis B se administra al bebé a los 1-2 meses de edad
La tercera dosis de la vacuna contra la hepatitis B se administra al bebé a los 6 meses de edad (pero no antes de las 24 semanas de edad)
Cuándo llamar al médico
Cuando esté embarazada, no dude en llamar a su médico o partera si algo le molesta o le preocupa. A veces los cambios físicos pueden ser signos de un problema.

Llame a su médico o partera tan pronto como pueda si usted:

1.   Sangra o tiene secreciones de líquido vaginales
2.   Presenta hinchazón repentina o grave en la cara, las manos o los dedos
3.   Tiene dolores de cabeza intensos o prolongados
4.   Siente molestias, dolor o cólicos en la parte inferior del abdomen
5.   Tiene fiebre o escalofríos
6.   Tiene vómitos o náuseas persistentes
7.   Siente molestias, dolor o ardor al orinar
8.   Tiene problemas para ver o visión borrosa
9.   Se siente mareada
10.               Sospecha que su bebé se mueve menos de lo normal después de 28 semanas de embarazo (si cuenta menos de 10 movimientos en un lapso de 2 horas)
11.               Tiene pensamientos de hacerse daño o hacerle daño a su bebé.

El Estrés Durante el Embarazo
El embarazo es un período especial para una mujer y para su familia. Es una época de muchos cambios-en el cuerpo de la mujer, en sus emociones y en la vida de su familia. Estos cambios a menudo añaden estrés a las vidas de mujeres activas que ya están sujetas a muchas exigencias en su casa y en su trabajo.

Sin embargo, el estrés no es completamente negativo. Cuando se maneja adecuadamente, el estrés puede proporcionarnos la fuerza necesaria para enfrentar nuevos desafíos. Es probable que una mujer embarazada (o cualquier otra persona) que siente que sabe manejar bien su estrés (que siente energía pero no cansancio y que funciona bien en su casa y su trabajo) no tenga riesgos de salud a causa de éste.
Sin embargo, cuando el estrés se acumula y alcanza niveles demasiado elevados, puede ser dañino. Los efectos a corto plazo de un exceso de estrés incluyen fatiga, sueño, ansiedad, poco o demasiado apetito, dolores de cabeza y de espalda. Cuando el estrés se prolonga durante períodos de tiempo más largos, puede contribuir a provocar graves problemas de salud, tales como una menor resistencia a las enfermedades infecciosas, la alta presión arterial y ciertas enfermedades cardíacas. Los estudios también sugieren que los niveles elevados de estrés pueden suponer riesgos especiales durante el embarazo.

El Dr. James McCubbin de la Escuela de Medicina de la Universidad de Kentucky ha diseñado un plan de relajación sencillo que puede ser utilizado por cualquier mujer embarazada:

1.  Relájese por su propia salud y por la salud de su bebé. El estrés de la madre puede afectar el desarrollo de su bebé.

 2.  Asegúrese de tener tiempo suficiente para relajarse todos los días. Es importante para usted y para su bebé.

3.  Póngase cómoda. Lo mejor es una habitación silenciosa y sin teléfono. Es recomendable acostarse o reclinarse. Échese ligeramente hacia un lado y ayúdese a soportar el vientre (y el bebé) con una almohada.

4.  Prepárese mentalmente. Despeje su mente de cosas que la distraigan y concéntrese en su relajación con decisión y calma.

5.  Controle la situación. La relajación que desea transmitir a su cuerpo y a su bebé se encuentra bajo su control.

6.  Concéntrese en la respiración. Respire de manera lenta, pareja y profunda utilizando el vientre, no el pecho.

7.  Preste atención a sus músculos. Aprenda a reconocer tensiones en los principales grupos musculares de su cuerpo.

8.  Libere la tensión de cada grupo muscular. Familiarícese con la sensación de disolución de la tensión.

9.  Imagine que se encuentra en su lugar de descanso favorito. Puede situarse en una playa, junto a un arroyo o en la cima de una montaña.

10.  Practique y disfrute los sentimientos placenteros que se ha proporcionado a sí misma y también a su bebé. Hágalo por lo menos una vez por día durante 20 a 30 minutos. Relájese durante el transcurso de su embarazo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario